Mito, Leyenda, Realidad

Enviado por Sombra el Dom, 14/06/2020 - 20:22

La verdad aceptada no es la verdad

Lo hemos dicho al hablar de qué es este Proyecto y explicado en el artículo "Bosquejo histórico crítico":

Si ha llegado hasta aquí sin leer esos otros dos artículos quizás sea mejor que les dedique algunos minutos antes de proseguir porque vamos a avanzar sobre esos conceptos.

No todo es cómo nos han contado y cuentan ni, en consecuencia, cómo creemos saber.

Hasta ahí todo más o menos bien, podemos estar más o menos de acuerdo en que parte es cierta y que parte no, nos puede costar más o menos aceptarlo pero es sencillo de comprender y admisible.

La finalidad de este Proyecto también es fácil de comprender:

Establecer, aceptar y difundir una verdad distinta a la qué nos han implantado y todo el mundo da por aceptada, pese a qué nos desune, empobrece y nos mantiene sometidos.

Una verdad NUESTRA qué en lugar de mantenernos débiles, desunidos, sometidos y explotados nos lleve a estar Unidos y ser Ricos, Fuertes, Grandes y Respetados.

Una verdad que no tendría porqué ser peor ni mejor, igual qué no ha de ser más ni menos cierta.

Aunque por fortuna no sólo nos conviene si no que es mejor y más cierta.

Los mitos y las leyendas

Los mitos y las leyendas refuerzan o debilitan la verdad e incluso la historia.

Sin embargo en algunas ocasiones el mito o leyenda se convierte en realidad cierta.

El exponente más conocido de ello es el "mito" que se relataba en la Ilíada de Homero sobre la Guerra de Troya y su destrucción.

Johann Ludwig Heinrich Julius Schliemann, conocido como Heinrich Schliemann escuchando a Frank Calvert, cónsul británico en los Dardanelos, quien había comprado la mitad de la colina de Hisarlik, en Turquía, donde algunos estudiosos de la Antigüedad ubicaban Troya, hizo suyas las tesis de este pese a que toda la "ciencia oficial" consideraba la existencia de Troya como algo mítico e irreal.

En 1870 comenzó a excavar el lugar y empezó a desvelar capas y capas de poblamiento cada vez más antiguas hasta qué en 1873 descubrió una colección de objetos y joyas de oro que llamó Tesoro de Príamo.

...y fue el aldabonazo definitivo que cambió la "verdad aceptada" sacando Troya del mito y la leyenda y trayéndola a la historia y la realidad.

La Atlántida

De la Atlántida se nos ha dicho que es un mito que escribió Platón, una "fantasía", y qué no había ninguna otra referencia a ella en ningún lado.

Ningún "historiador serio" se ha querido ocupar nunca del tema, al menos también se nos ha dicho eso.

Y AMBAS COSAS SON FALSAS.

Una simple prueba de la manipulación sobre la Atlántida

Es posible que usted haya oído multitud de veces que los Atlantes tenían un metal mítico, el oricalco, que incluso en nuestros días sigue siendo una aleación de composición desconocida.

Si nunca lo ha oído quizás sea conveniente que busque antes información sobre el oricalco y vea que se dice al respecto para constatar que ese "desconocimiento" es una realidad.

¿Quiere descubrirlo usted mismo?

Es muy sencillo, tan sólo precisa entrar en cualquier traductor en línea, seleccionar traducir del griego al español y escribir:

Ore chalkos (Ωρε χαλκός)

¡Cobre mineral (nativo) o cobre de montaña!

Hágase ahora una pregunta:

¿Porqué nadie quiere que se sepa que el famoso oricalco es simple cobre nativo?.

O, si lo prefiere...

¿Porqué algo tan sencillo de averiguar se sigue diciendo que es un mmisterio.

La respuesta es sencilla:

Porqué si se acepta qué el oricalco sencillamente era cobre hallado en la montaña en estado natural, sin aleación alguna más que las impurezas que pudiera contener, eso DATA LA ATLÁNTIDA EN EL CALCOLÍTICO

Para empezar Platón, el fundador de La Academia (la primera Academia, la original) siempre ha sido considerado por su seriedad, de hecho cualquiera que sepa un mínimo de los clásicos sabe que si Platón se caracteriza por algo es por diferenciar SIEMPRE cuando habla de algo real o narra una alegoría.

Y al referirse a la Atlántida en el Critias deja absolutamente claro que se relata una historia real apoyada en tradiciones orales antiguas.

De hecho otra cosa qué curiosamente se obvia es qué FUE PRECISAMENTE PLATÓN quién empezó a señalar qué algunas cosas eran mitos a los que no se les podía considerar parte de la verdad, por lo qué, en consecuencia, FUE SIEMPRE ESPECIALMENTE CUIDADOSO en separar y especificar que era un mito, una fantasía, y qué no.

Pero es qué, además, hay decenas de referencias a ella tanto en los clásicos cómo en mapas y jeroglíficos egipcios, unos doscientos ya, muchos de los mismos aunque silenciados bien conocidos, hallados en tumbas datadas antes de que Platón escribiera sus Diálogos, de hecho antes incluso de qué Platón naciese, e incluso qué también aparecemos citados en El Libro de los Muertos.

Tampoco es cierto qué ningún "historiador serio" se haya ocupado nunca de la Atlántida, desde los clásicos hasta reconocidos historiadores modernos han tratado el tema.

Por ejemplo entre los clásicos podemos citar a Plutarco, tenido por el más serio y fiable de los historiadores clásicos, qué no sólo confirma, a raíz de sus propias investigaciones según nos dice, la referencia de qué la información sobre la Atlántida se la dan a Solón, uno de los Siete Sabios de Grecia, los sacerdotes egipcios si no que llega al extremo de indicar exactamente, un dato que no facilita Platón, que esos sacerdotes fueron Sonphis de Sais y Senophis de Heliópolis.

Acercándonos cada vez más a los tiempos modernos y citando tan sólo a algunos historiadores españoles de reconocido prestigio tenemos (fuente Wikipedia):

Así pues, cabe preguntarse ¿qué "ensucia" todo lo referente a la Atlántida y hace qué los "investigadores serios" no quieran tratar sobre ella?

La amenaza cultural de la Atlántida

La amenaza cultural de la Atlántida se inicia con la obra de Ignatius Loyola Donnelly (3 de noviembre de 1831 - 1 de enero de 1901) qué fue un congresista de Estados Unidos, escritor populista, miembro del Partido del Pueblo y científico aficionado.

Actualmente es conocido principalmente por sus teorías sobre la Atlántida, el Catastrofismo (especialmente la idea de un evento de impacto antiguo que afecta a las civilizaciones antiguas) y la autoría de las obras de Shakespeare, ideas que los historiadores modernos consideran pseudociencia y pseudohistoria.

Se puede objetar la verosimilitud de algunos de sus planteamientos, y más en función de los conocimientos existentes en el siglo XIX cuando alcanza sus conclusiones y las plasma en sus obras, pero no el hecho de que intenta respaldarlas argumentalmente y señala algunas pruebas a favor de sus tesis.

Sin embargo, en su obra "Atlantis: El mundo antediluviano", publicada en 1.882, (cuya página, curiosamente, no tiene versión en español en la Wikipedia) emite trece conceptos a los qué las evidencias históricas, arqueológicas, epigráficas y documentales qué se están hallando y estudiando cada vez dan más visos de realidad.

Traducidos y resumidos por nosotros (puede leer la fuente original en la Wikipedia en inglés siguiendo el enlace anterior) es posible qué, habiendo seguido el lector muchas de las conclusiones e ideas aquí expresadas, bastantes le resulten familiares:

  1. Hace tiempo existió en el Océano Atlántico, opuesta al Mar Mediterráneo, una gran isla conocida por los antiguos como La Atlántida.
  2. La descripción de esta Isla dada por Platón no es una falsedad si no más bien una historia verdadera.
  3. Qué en la Atlántida fue donde el ser humano salió de la barbarie para comenzar la civilización.
  4. Que con el paso del tiempo ellos se convirtieron en en una nación poblada y floreciente cuyas gentes alcanzaron las costas del Golfo de México, el río Mississippi, el río Amazonas, la costa del Océano Pacífico en suramerica, el Mar Mediterráneo, la costa oeste de Europa, África, el Mar Báltico, el Mar Negro y el Mar Caspio, poblándolas y creando civilizaciones.
  5. Que ese mundo antediluviano fue el Jardín del Edén, el Jardín de las Hespérides, los Campos Elíseos, los Jardines de Alcinoo, el Mesonphalos, el Olimpo, el Asgard, de las tradiciones y leyendas de los pueblos antiguos. Que representaban un recuerdo universal de una gran tierra, donde la humanidad primitiva vivió durante siglos en paz y felicidad.
  6. Que los dioses y diosas de los antiguos griegos, de los fenicios, de los hindúes, y de los escandinavos fueron los reyes y reinas y héroes de la Atlántida y los hechos atribuidos a a ellos en la mitología son una confusa recopilación de hechos históricos reales.
  7. Que la mitología de Egipto y Perú representan la antigua religión de la Atlántida, que adoraba al sol.
  8. Que la más antigua colonia establecida por ellos posiblemente fue Egipto, cuya civilización posiblemente fue una reproducción de la atlante.
  9. Que el avance en Europa de la Edad de Bronce se debió a ellos qué también fueron los primeros en producir hierro.
  10. Que el alfabeto fenicio del qué se supone qué originó todos los alfabetos fonéticos se derivó del alfabeto atlante qué también fue transmitido por ellos a los Mayas de América Central.
  11. Que la Atlántida fue el primer asiento de los arios y de los pueblos indoeuropeos así como de los semitas y es posible que de las razas turanidas.
  12. Que la Atlántida pereció en una catástrofe natural qué la destruyo junto con la mayoría de sus gentes hundiéndola en el mar.
  13. Qué unas pocas personas escaparon en barcos o balsas y llevaron a las naciones del este y el oeste las historias del diluvio e inundaciones que han sobrevivido hasta nuestros días en distintas tradiciones.

Lo "curioso" de todo esto es qué en este sitio, sin conocer en absoluto esa obra hasta el día de hoy, las evidencias nos hayan llevado a conclusiones similares.

Sin embargo, al parecer sus escritos influenciaron a otras figuras de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, como Helena Blavatsky, Rudolf Steiner y James Churchward y, de teorías de un científico aficionado inducidas por indicios históricos rápidamente devinieron en planteamientos esotéricos y parapsicológicos que se adujeron por muchos historiadores "serios" para no considerar ni investigar NADA relacionado con la Atlántida.

Es decir, los planteamientos más o menos correctos pero basados en pruebas e indicios de un historiador aficionado pasan, tras la "intrusión" de tres autores esotéricos, seguidos después por muchos más, a ser algo que ningún invesigador de cierto prestigio puede tratar de una forma científica sin correr el riesgo de ser "demonizado" por el resto de la comunidad científica.

¿Para quien era Y ES peligroso qué la Atlántida haya sido REAL?

Debemos fijarnos en los tres personajes cuyas obras trasladaron las teorías del científico aficionado Ignacio Loyola Donnelly al mundo de la parapsicología y el esoterismo y brindaron una "excusa" ideal al resto del mundo científico, o al menos a una influyente parte del mismo, para ridiculizar y descalificar a cualquiera que decidiera estudiar las pruebas, datos y documentos de una forma científica y sistemática.

Básicamente facilitaron qué se fomentase LO CONTRARIO A LA CIENCIA:

Descartar indicios y pruebas sin estudiarlas ni valorarlas ni comprobarlas ni corroborarlas.

Indicios y pruebas qué sin más consideración ni estudio se califican de falsedades y supercherías y qué, sin embargo ANTES DE ESA "INTROMISIÓN PARAPSICOLIZANTE" si merecieron la consideración de investigadores lo suficientemente serios y de prestigio cómo para llegar a ser premiados o alcanzar puestos académicos relevantes que llegaron a conclusiones similares SIN CONTAR CON LA MAYORIA DE LAS EVIDENCIAS Y EQUIPOS EXISTENTES HOY EN DIA QUE LAS CONFIRMAN AÚN MÁS.

Curiosamente, no hay qué investigar demasiado para encontrar algo en común en esos tres personajes, basta leer sus datos biográficos en la Wikipedia.

De Madam Helena Blavatsky leemos (fuente Wikipedia):

Blavatsky fue hija de Peter von Hahn, un coronel de origen alemán establecido en Rusia y de Helena de Fadéyev, hija de una familia de la nobleza rusa, que trabajó como novelista. Por parte materna, era nieta de la princesa Helena Dolgorúkov, botánica y escritora. Después de la prematura muerte de su madre en 1842, Helena creció bajo los cuidados de sus abuelas en Sarátov, donde su abuelo se desempeñaba como gobernador. Helena mostró talento como pianista y según testimonios de algunos contemporáneos suyos, estaba dotada de ciertos poderes psíquicos o sobrenaturales. Desde muy pronto se mostró interesada en el esoterismo, y leyó algunas obras de la biblioteca personal de su bisabuelo, que había sido iniciado en la masonería a finales del siglo XVIII.

Y de Rudolf Steiner también leemos (fuente Wikipedia):

Steiner dirigió las siguientes escuelas esotéricas:

Sobre "el tercero en discordia", James Churchward leemos (en inglés, fuente Wikipedia):

He was the elder brother of the Masonic author Albert Churchward (1852–1925).

No se requiere demasiada traducción pero no obstante la damos: "él fue el hermano mayor del autor masónico Albert Churchward (1.852-1.925)"

Así pues, los que se podría decir qué son los tres primeros y principales responsables de "brindar la excusa" perfecta a los "historiadores serios" para obviar investigar resultan tener algo en común:

Son masones o tienen una muy cercana relación con masones.

La siguiente cuestión obvia es si también eran masones o tenían conexiones masónicas esos primeros "historiadores serios" que empezaron a denostar cualquier pretensión de estudiar científicamente la Atlántida porqué lo que si SABEMOS CON CERTEZA es que los primeros historiadores modernos VERDADERAMENTE SERIOS Y MUY CUALIFICADOS qué comenzaron estudios científicos sobre la Atlántida NO ERAN MASONES.

Así como que tampoco lo son aquellos HISTORIADORES, ARQUEÓLOGOS Y EPIGRAFISTAS ACTUALES qué, en cuanto atienden a las fuentes y a las pruebas y restos que van apareciendo, empiezan a darse cuenta de qué lo que hasta ahora les han hecho creer otros "historiadores serios", qué quizás no sean tan serios en realidad, no se corresponde con la realidad de las pruebas QUE SE HAN SILENCIADO y a poco que se investigue van apareciendo.

Obviamente todo puede "ser casualidad", meras "coincidencias" pero si esas coincidencias no son tales debemos hacernos una pregunta:

¿En que posición queda la masonería si la Atlántida es una realidad?

De hecho debemos preguntarnos aún más porqué no son sólo los masones los que verían profundamente afectada su "idea del mundo" y "su propósito" (si es que lo tienen, que ellos dicen que no), si no qué también TODAS LAS RELIGIONES verían afectada su "narrativa" respecto a si mismas y sus creencias, todo el sistema político occidental, todo el "relato cultural" basado en el clasicismo griego y romano, hasta los sistemas legales basados en el Derecho Romano podrían Y DEBERIAN SER CUESTIONADOS Y REVISADOS.

MUCHAS, DEMASIADAS, ACTUACIONES CONTRARIAS A NOSOTROS A LO LARGO DE LA HISTORIA COBRAN SENTIDO SI LA ATLANTIDA FUE ALGO REAL

Y MUCHAS RELACIONES Y REACCIONES QUE NOS INTERESAN Y CONVIENEN TAMBIÉN