La Casa de Formación Real

Enviado por Sombra el Mié, 25/03/2020 - 12:37

Los Spanos tendremos una Monarquía Electiva

Nosotros, todos los spanos, escogeremos a un Rey o una Reina.

Nosotros, todos los spanos, le derrocaremos si no hace lo debido y esperado y escogeremos de nuevo.

Cuando muera, abdique o sea derrocado, no reinará necesariamente un descendiente suyo si no qué escogeremos entre los Elegibles a aquel o aquella qué nos parezca mejor.

Nuestros Elegibles como Reyes y Reinas no seremos ninguno de nosotros:

Serán los mejores de nuestros hijos e hijas seleccionados por su capacidad y excelencia siendo aún niños o jóvenes.

Y una vez seleccionados los formaremos especialmente para reinar, tal y cómo durante siglos han hecho los Reyes y Reinas de las Monarquías Hereditarias con sus descendientes.

Para ello crearemos una Casa de Formación Real qué incluirá todas las fases educativas desde la Educación Básica hasta la Universitaria.

Desde el principio de su recorrido educativo hasta su mayoría de edad, se invitará a los padres de aquellos estudiantes con mejor expediente académico en cada etapa educativa a que sus hijos e hijas realicen el Examen de Acceso Anual a la Casa de Formación Real.

Una vez alcanzada la mayoría de edad y hasta los 21 años de edad la invitación se les hará de forma directa a esos estudiantes y será su decisión.

Aquellos que tras ser invitados a realizarlo aprueben el Examen de Acceso podrán ingresar en la Casa de Formación Real en régimen de internado y anualmente serán evaluados exigiéndoles excelencia en sus calificaciones.

La exigencia en las evaluaciones anuales será mayor para aquellos que hayan ingresado siendo mayores de edad.

El Examen de Acceso Anual

En realidad no será un examen si no una multiplicidad de ellos, cada uno adecuado al nivel educativo de los alumnos qué se presenten al examen de ese nivel.

Su finalidad será certificar que en efecto los conocimientos y la capacidad reflejada en sus expedientes académicos se ajusta al canon establecido para ese nivel.

Los alumnos que se podrán presentar al mismo tendrán tres orígenes:

El primero y principal será el de los mejores de los mejores de cada nivel educativo en función de su expediente académico, sea cual sea su origen y extracción social, sin distinción alguna.

Todo el Pueblo Spano, a través del Estado, correremos con los gastos precisos para asegurar que todos los estudiantes cualificados que deseen realizar ese Examen de Acceso Anual puedan realizarlo.

El segundo, en atención a la posibilidad de qué la capacidad y la excelencia tenga algún componente genético, serán todos aquellos familiares y descendientes de los que en su día hayan superado el Examen de Acceso Anual.

El tercero será un Turno Libre al qué podrá presentarse cualquier spano o spana que lo desee hasta los 21 años de edad.

Este Turno Libre, con la finalidad de facilitar que cualquier estudiante spano que lo desee pueda presentarse si entiende que está capacitado para ello con independencia de su expediente académico, se desarrollará en dos fases:

En la Primera Fase, previa al Examen de Acceso Anual, se realizará un primer examen que tendrá lugar en el Centro Educativo más próximo al domicilio del alumno, con independencia de si cursa o no estudios en el mismo.

En la Segunda Fase, los alumnos que en la Primera Fase hayan superado la calificación mínima exigible se sumarán en igualdad de condiciones, incluidas las económicas, a los alumnos con los mejores expedientes académicos para acudir a la Casa de Formación Real y realizar el Examen de Acceso Anual.

Además, y en atención a la citada posibilidad de qué la capacidad y excelencia tenga algún componente genético, los descendientes por linea directa de todos los Licenciados en la Casa de Formación Real contarán con plaza en ella.

Ingresar en la Casa de Formación Real no es ninguna garantía de superar la Formación exigida y Licenciarse.

Los alumnos que no tengan un adecuado rendimiento académico acorde a la evolución exigible irán siendo reprobados, deberán abandonar la Casa de Formación Real y retornar al Sistema Educativo normal sin perjuicio de, si su expediente académico lo refrenda (o si no y desean hacerlo por el Turno Libre), poder volver a presentarse al Examen de Acceso Anual de cualquier siguiente Nivel Educativo y poder volver a reingresar.

Licenciarse en la Casa de Formación Real les permitirá acceder al Proceso de Selección de los Elegibles y, si lo superan en todas sus fases, ser Elegibles durante un año.

Tras acabar su Año de Elegibles, igual qué cualquier otro Licenciado de su promoción, comenzarán a disfrutar del Periodo Postformativo qué acorde a su expediente académico les corresponda cómo a cualquier otro estudiante spano y, al finalizar el mismo, podrán optar por ser nuestros Principales, nuestros Príncipes y Princesas, e integrarse en el Consejo de Principales o renunciar al Servicio Público y reintegrarse a la vida civil.

Si no alcanzan a ser Elegibles o, de serlo, no son elegidos para reinar durante su año cómo Elegibles, ya no podrán ser elegidos para reinar jamás.

Su formación militar

Cómo cualquier otro spano o spana, al alcanzar su mayoría de edad con 18 años, prestarán su Servicio Militar con dos únicas diferencias:

  1. Quedarán automática e irreversiblemente licenciados del mismo al integrarse en el Consejo de Principales.
  2. Su formación militar la recibirán en las diferentes Academias Militares.

Además de su Educación Formal

A cada alumno se le asignará un miembro de la Casa de Formación Real cómo tutor docente y apoyo psicológico.

Independientemente del apoyo de esos tutores, un Gabinete Médico y Psicológico dependiente del Poder Sanitario mantendrá un control continuado de la salud integral del alumnado.

Los diferentes Poderes del Estado mantendrán un Departamento de Formación e Información por cada uno de ellos qué, de forma adicional a su formación reglada, les harán conocer las realidades de las partes del Pueblo de las que emana cada Poder y les explicarán las decisiones y actuaciones que estos Poderes adopten y las Leyes y Normas qué pretendan aprobar y aprueben.

Cada alumno también escogerá a cualquier spano que desee cómo su tutor personal emocional o lúdico.

Este tutor, sin incumplir sus obligaciones familiares y profesionales y sin ningún gasto ni perjuicio para él o ella ya que estos correrán a cargo de todos nosotros, del Estado Spano, de aceptar la tutoría, pasará con el alumno el tiempo qué sea acordado con un mínimo de tres horas semanales en las condiciones que se regularán.

Trimestralmente el tutor emocional o lúdico podrá, a petición propia o del alumno, ser sustituido.

La conexión familiar

El Estado Spano se ocupará de los gastos de los familiares directos y también de los indirectos adultos hasta segundo grado de cada alumno o alumna de La Casa de Formación Real que deseen visitarles.

Sus hermanos y hermanas menores de edad así cómo todos sus familiares de edad similar a la suya en cualquier grado, también tendrán cubiertos sus gastos para qué puedan desplazarse a visitarles cada fin de semana si lo desean.

En los periodos vacacionales nacionales y en las fechas de las festividades locales de sus poblaciones natales se les autorizará a desplazarse a su domicilio familiar siendo escoltados tanto en el trayecto cómo en su estancia y sus salidas durante estos periodos.

El bienestar físico, psicológico, afectivo y moral de los alumnos y sus familias estará por encima de todo, estando sometidos a una discreta evaluación permanente en esos sentidos para qué su vida, dentro de la excepcionalidad, se desarrolle con la mayor estabilidad y normalidad posible.

Todo en la Casa de Formación Real estará orientado a qué los mejores de nuestros hijos e hijas alcancen la excelencia educativa y moral cómo seres humanos y se formen cómo hombres y mujeres de criterio para capacitarles como nuestros Principales (nuestros Principes y Princesas) y nuestros futuribles Reyes o Reinas.